Los jóvenes y la cultura mexicana

La infancia, adolescencia y juventud no se vive de igual forma en todo México. Hay muchos factores que entran en juego y que terminan diferenciando la forma cómo cada grupo se desenvuelve en la sociedad. Los jóvenes de las ciudades tienen una cultura distinta a la de los de las áreas rurales, y lo mismo ocurre con los de las comunidades indígenas. Las condiciones socioeconómicas de cada familia también supone un factor crucial a considerar.

En las grandes ciudades, los jóvenes tienen amplio acceso a la tecnología moderna y a la educación. Esto hace que la juventud urbana mexicana haya asimilado patrones de conducta similares a los que se notan en las de las grandes ciudades norteamericanas y europeas. Tal como ocurre en otros países del mundo, en México es patente la brecha generacional entre padres e hijos, ya que las nuevas generaciones suelen apropiarse de una cultura que ha sido mucho más permeada por los valores de la globalización y la modernidad, y han dejado atrás muchas tradiciones para, en su lugar, abrazar gustos de origen extranjero.

Sin embargo, los jóvenes mexicanos, sobre todo los que habitan en zonas no tan expuestas a los grandes medios de difusión, siguen escuchando música nacional, sobre todo la ranchera y la música de banda, que es muy popular entre este público.

En muchas zonas rurales de México, la llamada “narco-cultura” es muy importante. Existen agrupaciones musicales de música ranchera y corridos que le cantan abiertamente al proceso de producción de drogas. Esta contracultura puede llegar a ser muy popular entre los jóvenes, siempre tan dados a transgredir normas sociales para demostrar su carácter rebelde.

En las ciudades mexicanas más grandes, en cambio, esa rebeldía se demuestra a través de la vestimenta, copiada de los jóvenes latinos que viven en Estados Unidos, y en la transgresión de las normas escolares tanto en la secundaria como en la universidad. Las telenovelas para adolescentes también son muy populares, fijando pautas de comportamiento que luego son llevadas a la vida real.