El rol de la educación en el cambio cultural

El sistema educativo es una de las herramientas fundamentales con que cuenta el Estado moderno para controlar, atender, guiar e instruir a su población. A través de la educación impartida desde los centros de enseñanza públicos, las autoridades de un determinado país buscan alcanzar ciertos objetivos sociales. Generalmente se busca que la población adquiera los conocimientos y las habilidades requeridas para ejercer un oficio productivo, se fomentan las “buenas costumbres”, se promueven hábitos saludables y se infunde amor y reverencia hacia la comunidad nacional.

EEducation in Mexicon México la educación fue utilizada desde la Colonia con propósitos de control social, haciendo uso para ello de la Iglesia Católica como instrumento represor y aleccionador de la población. En aquella época se buscaba esparcir en la población un modelo de conducta cónsono con el ideal familiar y social católico, por lo que se reprodujeron exitosamente los preceptos tradicionales en cuanto a vestimenta, roles de género, respeto a la autoridad, etc. No es sino hasta 1725 cuando una Cédula Real permitió la instrucción de indígenas para ocupar cargos eclesiásticos, políticos y civiles.

Las ideas de la ilustración europea lograron permear la sociedad mexicana, preparando el terreno para la gesta independentista. En este período podemos notar claramente cómo la educación (si bien clandestina) devino en un cambio social manifiesto que finalmente concluyó en la emancipación de México respecto al poder colonial español.

El sistema educativo promovido por el Estado busca garantizar la cohesión social y transmitir ideas, tradiciones y valores por igual a todos los habitantes de un país, lo que en conjunto constituye un legado histórico nacional. Evidentemente, la educación también tiene un peso económico fundamental al proveer de fuerza de trabajo al mercado laboral.

La asociación de educación con cambio social tiene sus orígenes en la expansión del capitalismo, que comenzó en el siglo XIX. En esa época el Estado mexicano comenzó a preocuparse por reducir el analfabetismo. Hoy en día, el sistema educativo es pieza fundamental en la promoción del respeto a la alteridad, así como de la salud reproductiva, física y mental, y valores cívicos como la democracia y la participación comunitaria.